11 ago. 2011

Estar a terceros tampoco esta tan mal.

Y cambiamos el tiempo de los juegos por tus sonrisas que hacían que el mundo se parase, luego por nuestros besos y estos por abrazos, y los últimos se apaciguaron demostrando la pasión con terceros.
los terceros fueron quienes nos dijeron las verdades, fueron otros terceros a los primeros excepto la excepción de la regla que se hacia llamar Jota.
Nos juntaron y nos hicieron beber cañas, nos prometieron cierta fidelidad a nuestras confesiones, nos ofrecieron algo que tú y yo no teníamos gracias a tu dios y no al mio.
Jugamos al juego de la botella
como cuando eramos quinceañeros,
entonces me acorde del día que te conocí
y me robaste el beso en el portal,  lo que te quería y
el tatu de pega que te hiciste con mi inicial en tu brazo.
Me di cuenta que no era igual que nos queríamos porque
sin amor nunca podríamos ser amigos pero que eramos dos sin ser uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario